El universo de la pollera panameña, un arte entre brillo, joyas y maquillaje

Una obra de arte en movimiento digna de la realeza, así es la pollera, un atuendo típico de Panamá que destaca por su joyería, ornamentos y finísimos tocados al que dan vida y esencia a las mujeres, solemnes emperatrices con labios carmesí y guardianas del folclore.

Con información EFE.

sta vestimenta femenina tradicional de Panamá ha llegado a ser catalogada como «el traje más bello del mundo», y «el más costoso». Es el resultado de técnicas y orfebrería europea y del lejano oriente, y prueba de la herencia española en la cultura panameña.

Unas 250 participantes ataviadas con la pollera, el vistoso traje típico nacional de Panamá, participaron el pasado 23 de julio en el principal certamen anual que destacará las mejores confecciones del país, informó la Autoridad de Turismo de Panamá (ATP).

Es el Concurso Nacional de la Pollera, Medalla Margarita Lozano, realizado en la ciudad de Las Tablas, considerada cuna del folclore panameño y ubicada en la provincia central de Los Santos, a unos 350 kilómetros al suroeste de Ciudad de Panamá, en donde se congregaron miles de visitantes atraídos por la actividad.

«Este festival representa una cultura y tradición que abarca el folclore, en la que todos los que trabajan en el vestido típico panameño resaltan, inclusive para traspasar fronteras a nivel internacional», dijo a Efe la administradora regional en Los Santos de la ATP, Siara Vergara.

Mencionó que entre las diversas categorías están: Regionales de Gala, Montuno, Marcadas, Sombreadas Caladas y Zurcidas o Bordadas polleras de la nación centroamericana.

El majestuoso certamen se realizo en el marco del Festival Nacional de la Pollera, que inició desde el pasado 7 de julio y finalizo este martes 24.

La pollera es un atuendo inspirado en los trajes de las Tapadas, que se usaron durante la Colonia española, está aderezado con una lujosa orfebrería y tocados de cristales, con un precio que puede alcanzar hasta 15.000 dólares.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*