En medio de un concierto reflexivo y de frases. Montaner apeló al sueño de una Venezuela libre

Foto principal: Cortesía El Heraldo.

En una noche cargada de recuerdos y de nostalgia, Ricardo Montaner se puso el traje de la memoria y repasó en el tiempo, cada momento y cada canción, que tiene una conexión inherente, con el sentimiento de aquellos, que alguna vez estuvieron “Tan enamorados”. El artista argentino-venezolano, comenzó su repertorio, con un ‘Corazón fracturado, pasó por la “La Cima del Cielo”, hasta llegar a la “La Gloria de Dios”, entre otros éxitos, que recobraron la vigencia de este cantautor, que le duele lo que pasa en su país y pidió por “una Venezuela Libre”.

“Un Extraño sentimiento” invadía a Montaner al comienzo del concierto y se hizo visible, cuando expresó: “He pasado un día de la risa al llanto. Este concierto pretende hacer lo mismo. Pasaremos de la alegría al llanto, entre canción y canción. Yo los invito a que me acompañen a un viaje de ida y vuelta”, fueron las primeras expresiones, lanzadas por alguien que es uno de los mejores cantautores de Latinoamérica, pero que se siente “Un hombre normal”.

Cerca de seis mil enamorados asistieron al Club Campestre para presenciar una noche mágica, donde la sencillez de Montaner, fue un hecho notable, agradeció por la gente y la comida de Barranquilla, donde aprovechó para ir a la Terminal de transportes que queda en Soledad, Atlántico y allí junto a mucho de sus compatriotas, que duermen a la intemperie y los cuales se vinieron por la crisis en Venezuela y en la búsqueda de “Un Mundo Ideal”, cantó el himno de su país y “La Gloria de Dios” y juntos lloraron por la situación difícil que atraviesa su país, un hecho emotivo que terminó con las palabras de Ricardo Montaner. “¡Los voy a llevar a Caracas. A la Venezuela libre, la bella!”, exclamó Montaner, mientras interpretaba ‘Resumiendo’.

 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*