La tradición carnavalera no se conoce, pero se goza.

Por Gustavo Gil Estudiante de Comunicación Social Periodismo Universidad Sergio Arboleda-Barranquilla.

Sábado 22 de febrero de 2020, me encuentro caminando por las calles de mi ciudad la alegre y tropical Barranquilla, observando el regocijo que desbordan desaforadamente los locales y foráneos durante las celebraciones carnestolendas, en un momento al iniciar el día recuerdo haber pensado ¿será que todas estas personas saben que celebran? ¿alguno acaso siquiera sabrá cuando fue la primera Batalla de Flores?

Ante las dudas que me surgieron decidí salir un rato a hacerle algunas preguntas de historia al público barranquillero que tanto le gusta disfrutar de sus festividades y saber de una vez por todas si así como festejan también conocen sus raíces, lo cual podría resolver otro gran interrogante, ¿somos habitantes de una ciudad que nos gusta leer?

Las expectativas eran altas junto con la incertidumbre, algo en el fondo de mí tenía la certeza de que por lo menos el 50% de las 20 personas que pensaba consultar ese día tenían las respuestas, pero los resultados no fueron muy alentadores.

Formulé las mismas tres preguntas a todos los entrevistados ¿Conoces la historia del disfraz de la marimonda? fue una de ellas, siendo incluso esta la pregunta más acertada entre la gente con un total de 6 personas atinadas, pero era de esperarse estaba dentro del pronóstico pues al final del día todos amamos a aquel personaje jocoso y burlesco, critica de la alta sociedad barranquillera.

Otra de las preguntas siendo más puntual cuestioné ¿sabes quién fue Alicia Lafaurie Roncallo? A lo cual tan solo 3 entrevistados lograron responder con éxito, no esperaba un resultado tan bajo para ser sincero y más si hablamos de la primera soberana que tuvo nuestro Carnaval, siendo la figura de la reina una de las piezas más importantes de la fiesta actual se esperaría un mejor resultado, pero parece que no era de ese modo en aquel 1918 cuando se coronó a la primera emperadora.

Para finalizar, decidí terminar con el día de hoy cuando se celebra el evento más importante del cronograma carnavalero, la gran Batalla de Flores y la pregunta fue la siguiente ¿en qué año se celebró la primera Batalla de Flores? 5 personas de un grupo de 20 son las encargadas de mantener viva la tradición oral de la festividad más importante de la ciudad, solo ese pequeño puñado conoce y sabe que aquel año de 1903 se celebró la primera Batalla de Flores la cual dio inicio oficial a la tradición más importante de este Patrimonio Cultural e Intangible de la Humanidad.

Teniendo en cuenta la información recopilada ya podemos resolver nuestros interrogantes, comenzando por decir que el ciudadano barranquillero no sabe que celebra o por qué lo celebra, pero eso sí, se goza los 4 días completos hasta enterrar a Joselito, lo cual es algo curioso porque esta historia debe ser la más conocida por la mayoría y a lo mejor se debe a lo que conlleva el final de esta historia lo que hace que sea tan conocida y popular en la ciudad, incluso formando parte de la idiosincrasia general de un currambero y para responder nuestro otro interrogante, la respuesta es simple, no somos ciudadanos que les gusté leer, nos gusta la champeta, la verbena, el picó, ‘la fría’, el dominó y charlar con los amigos en una tienda mientras vemos un partido del Junior, si tan solo no dejáramos a un lado el conocer nuestras raíces, el saber ¿por qué somos así? Quizás aprenderíamos a apreciar y querer más nuestro Carnaval.

De este modo, basándome en una experiencia de vida, como si se tratase de una simple rutina carnavalera que me llevó a cuestionarme algunas cosas en busca de respuestas, me deja la reflexión final de invitar a mis coterráneos a que nos apropiemos de lo que es nuestro, nos aferremos a ello y lo conozcamos desde adentro, vendamos nuestro patrimonio desde sus entrañas y seguro que nuestra felicidad y orgullo será más completo, porque yo me siento orgulloso de nuestro carnaval y espero que todos lo estemos. 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*