No fue en la tercera, sino en la vigésima tercera la vencida de Manuel Vega en el Festival de la Leyenda Vallenata.

Por Fausto Pérez Villarreal.

Coronado la noche del 3 de octubre de 2020 como el rey número 53 del célebre concurso de la capital del Cesar, y el primer cartagenero en llegar a esa cumbre, su historia sirve de inspiración, fuerza y alas para todos los que
en algún momento han visto cerrarse las puertas ante sus ojos y no vuelven a tocar. Él fue testarudo, y aunque reconoce que sintió su corazón herido por los que consideró más de un fallo injusto, nunca protestó.

Fueron 22 años de lucha persistente, infatigable, con muchas noches pobladas de insomnio, algunas de ellas llenas de desasosiego.

Año tras año, desde 1995, sus sueños de conquistar el máximo título del Festival Vallenato -el de acordeonero profesional-, se evaporaron en la tarima, bien fuera ante las apabullantes notas de sus adversarios, algunas drásticas decisiones del jurado calificador o una mala pasada del destino, como aquella de la noche del 30 de abril de 2006 en la final en el Parque de la Leyenda Vallenata ‘Consuelo Araújo Noguera’, cuando en plena interpretación del paseo ‘Aquí está el pollo’, de Julio Oñate Martínez, se le reventó la correa de los bajos del acordeón, lo que espantó su inspiración y a la postre sería tenido en cuenta por los jurados a la hora de evaluar, relegando al segundo lugar y dándole el triunfo al bogotano Alberto Jamaica.

Su derrotero en el Festival de Valledupar.

Manuel Vega había iniciado su lucha en el Festival Vallenato en 1989, a la edad de 23 años, en la categoría aficionada. No pasó nada. Lo intentó de nuevo al año siguiente y volvió a quedar con las manos vacías.

Tuvo el mismo resultado en 1991 y 1992, hasta que por fin, en 1993, a los 27 años, obtuvo la preciada corona que distingue a los reyes aficionados.

Como un año sabático, en materia de concurso, se tomó Pero a partir de 1995 inició en firme y en forma ininterrumpida su correría en busca del cetro profesional en Valledupar. Solo estuvo ausente en 1997, 2007 y 2017 porque en esos años se efectuaron los Rey de Reyes, con participación exclusiva solo de quienes han ganado la corona.

A lo largo de sus 22 años de batalla ‘Mane’ avanzó 10 veces a la final, En 2001 y 2019 se ubicó en el selecto quinteto finalista; ocupó el segundo puesto en el 2002, 2003, 2006 y 2010. Quedó tercero en 2004, 2009 y 2011, y consiguió ascender a la semifinal en 1995, 1996, 1998, 1999, 2000, 2005, 2008, 2012, 2013, 2014, 2015 y 2016.

¡La gesta!

La ascensión de Manuel Vega a la cumbre se dio gracias a una perfecta sucesión de detalles: la sobriedad que lo acompaña siempre, el dominio escénico que es característico en él y su pulso firme, generador de armonía natural para sacar notas convincentes de su acordeón.

Acompañado en la caja por Aníbal Alfaro, de Las Piedras (Bolívar) y en la guacharaca por Odacyr Alberto ‘Neko’ Montenegro, de Valledupar, Manuel
enrutó la senda del éxito con las impecables interpretaciones del paseo ‘Morenita’, de Leandro Díaz; el merengue ‘La brasilera’, de Rafael Escalona, el son ‘Altos del Rosario’, de Alejandro Durán, y la puya ‘Ya llegó el cartagenero’, de su autoría: Vega se convirtió en el primer acordeonero que obtiene el reinado en una edición virtual. El segundo y tercer puestos fueron para dos cesarenses: Javier Rodrigo Álvarez Orozco y Omar
‘El Zorro’ Hernández Brochero, en ese orden respectivo.

Inédito también fue el proceso de la clasificación de los 15 semifinalistas de la edición número 53 del Festival Vallenato.

El aislamiento social por la Covid19, pandemia que cambió el modo de vida de la humanidad de manera definitiva, obligó a la Fundación Festival de la Leyenda Vellenata a elegir los 15 semifinalistas a través de videos que estos enviaron.

Los 15 concursantes seleccionados se trasladaron hasta Valledupar y se
reunieron en la Fundación Universitaria del Área Andina, en un escenario en el que solo tenían acceso los participantes, previo turno establecido. En el recinto solo estaban los jurados y los camarógrafos, bajo los protocolos de bioseguridad para mitigar y controlar el riesgo del
coronavirus.

Manuel Vega Vásquez nació el 29 de septiembre de 1966 en el popular barrio Chambacú de Cartagena. Es el segundo de los siete hijos procreados por la sanjacintera Josefa Cristina Vásquez y el cartagenero Manuel Vega Salcedo.

Él un acordeonero moderno de una nota clásica, definida. Puede tocar como hace 40 o 50 años, con una digitación mejorada, pero también puede improvisar –como asegura el cronista Alfonso Hamburguerpasando de Alejo Durán a Luis Enrique Martínez, pero también puede pasar por Landero y terminar al estilo de Miguel López. Como sabanero urbano,
Manuel Vega puede recorrer todo el teclado sin problemas. Y se mece al tocar, llevando el ritmo del acordeón en su cuerpo.

Luce sombrero Zenú y es serio. Tiene carácter. Además de ser humilde.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*