Coronavirus en Italia: hubo 464 nuevas muertes y descendió el número de ingresos a terapia intensiva.

Se registraron 2.646 nuevas infecciones en las últimas veinticuatro horas, una cifra en descenso en comparación con los últimos días e inferior a la de los pacientes recuperados. El total desde que se detectó el brote, el 21 de febrero, se sitúa en 189.973 casos.

Italia registró este jueves 464 nuevas muertes por coronavirus en las últimas 24 horas, elevando la cifra total de fallecidos a 25.549, según los datos difundidos hoy por la Protección Civil.

Los contagios desde que se detectó el brote en este país el 21 de febrero se sitúan en los 189.973, lo que supone 2.646 nuevas infecciones en las últimas veinticuatro horas, una cifra en descenso en comparación con los últimos días.

Mientras, el número de hospitalizados sigue disminuyendo. También se registra una fuerte baja de los pacientes internados en las unidades de cuidados intensivos, 2.267, 117 menos que el martes, lo que permite disminuir la presión sobre los hospitales.

En cuanto a recuperados hay 57.576 en total, de los cuales 3.033 se han contabilizado en las últimas 24 horas.

En las últimas 24 horas los recuperados superaron a los nuevos casos, un dato “alentador” según la Protección Civil.

En tanto, Italia comenzó a realizar este jueves análisis de sangre, la nueva prueba para establecer los anticuerpos al virus de coronavirus, con la esperanza de controlar mejor la pandemia y poder levantar el confinamiento en vigor desde el 9 de marzo.

La llamada prueba de anticuerpos o análisis serológico de sangre indica si una persona resultó infectada con el coronavirus y si ha desarrollado inmunidad contra la infección, comenzó a ser realizada en Lombardía, la región más afectada.

Italia apuesta por la llamada “inmunidad colectiva” que resulte de los análisis para reactivar la economía de esa próspera región industrial, paralizada por la emergencia.

Casi 13.000 personas han muerto por el virus en Lombardía, cuya capital es Milán, es decir más de la mitad de los 25.000 fallecidos en la península.

Las autoridades de salud anunciaron que realizarán 20.000 análisis diarios en esa región.

Los primeros que serán sometidos a las pruebas del sangre para detectar si el organismo retiene los anticuerpos que se desarrollan con la infección serán los trabajadores de la salud: médicos, enfermeras, técnicos de laboratorio, inclusive los que trabajan en residencias para ancianos.

En la lista figuran también las personas en cuarentena por haber presentado síntomas, aquellas con las que han estado en contacto así como los que presentaron síntomas leves.

Los análisis –que involucran unas 300.000 personas según el diario Il Corriere della Sera— serán realizados por la firma italiana de biotecnología DiaSorin, y revelaran si la persona resultó infectada en el pasado porque el organismo retiene los anticuerpos que se desarrollan.

Alemania ya comenzó a realizar estos análisis, y Finlandia y Gran Bretaña han anunciado planes para aplicarlos.

Para el director del Consejo Superior de Salud de Italia, Franco Locatelli, los análisis serológicos proporcionarán “información muy relevante sobre la inmunidad” del conjunto, clave para los planes para la reactivación del país.

Los análisis de sangre difieren de las pruebas de saliva y secreciones nasales para determinar si una persona tiene el virus.

Sin embargo el director de emergencias de la Organización Mundial de la Salud, Mike Ryan, y su colega Maria Van Kherkove, han advertido que, hasta ahora, la evidencia no ha demostrado que una persona que haya contraído la enfermedad y sanado desarrolle inmunidad.

Ante tantas dudas, los expertos, como Locatelli en Italia, consideran que los análisis de sangre deben ir acompañados con la prueba nasofaringe, porque nadie está seguro de que alguien que tenga los anticuerpos está completamente protegido de tener la enfermedad

Proponen levantar la prohibición de funerales

En tanto, la ministra del Interior, Luciana Lamorgese, dijo este jueves que propondrá al Gobierno que estudie levantar la prohibición a causa del coronavirus de oficiar funerales a partir del 4 de mayo, cuando el país iniciará el camino hacia la reapertura.

“No es humanamente soportable impedir la celebración de funerales a las familias golpeadas por el duelo. Propondré al Gobierno, ante la fase de apertura gradual, dar un paso concreto: debemos volver a celebrar funerales, aunque sea solo en presencia de parientes cercanos”, afirma Lamorgese en una entrevista al diario italiano “Avvenire”.

Esas ceremonias, añade, tendrán que respetar “las medidas que la autoridad eclesiástica considere aplicar en respeto al distanciamiento físico de los participantes”.

La ministra indica también que el Ejecutivo estudia “nuevas medidas para permitir un ejercicio más amplio de la libertad de culto”, dado que la emergencia por el coronavirus registra una cierta mejora.

El Gobierno italiano se prepara para iniciar desde el 4 de mayo una reapertura, a fin de favorecer la reanudación de todas las actividades productivas y evitar que el impacto del coronavirus tenga un peso enorme en la economía.

El Ejecutivo también analiza con el comité científico la posibilidad de permitir los paseos y el ejercicio en parques públicos, siempre que se mantenga la distancia de al menos metro y medio de seguridad con otras personas y se lleve mascarilla para evitar contagios.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*