En Colombia se encuentran registradas 8.624 víctimas por la Vinculación de niños, niñas y adolescentes a actividades relacionadas con grupos armados.

Prensa Unidad de Víctimas.

Así lo dio a conocer el director de la Unidad para las Víctimas, al término del evento de presentación de la estrategia «SÚMATE POR MÍ: Entornos de protección para la niñez y la adolescencia».

El director de la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas, Ramón Alberto Rodríguez Andrade, reveló que según el Registro Único de Víctimas (RUV), a la fecha se encuentran registradas 8.624 personas por el hecho denominado «Vinculación de Niños, Niñas y Adolescentes a Actividades Relacionadas con grupos armados».

“El 33,38 % del total de víctimas incluidas por este hecho de victimización fueron vinculadas entre 2001 y 2007, siendo 2003 el pico, con el 6,10 % del total de víctimas. Del universo de víctimas incluidas por vinculaciones ocurridas en 2003, el 26,5 % tiene como departamento de ocurrencia a Antioquia, principalmente en los municipios de Necoclí, Medellín y Turbo”, agregó el director.

Respecto al lugar de ocurrencia de los eventos de vinculación, el 59,78 % se encuentran en los departamentos de: Antioquia con 1.357 víctimas, Caquetá con 550 víctimas, Meta con 548 víctimas, Cauca con 543 víctimas Nariño con 432 víctimas, y Chocó con 405 víctimas.

Según el director de la entidad “a nivel nacional, entre los principales municipios de ocurrencia de las vinculaciones se encuentran Medellín, Antioquia (2,21 %); San Vicente del Caguán, Caquetá (1,77 %); San Andrés de Tumaco, Nariño (1,56 %); Tame, Arauca (1,37 %); y Planadas, Tolima (1,20 %)”.

“Sobre las víctimas es importante destacar que el 54,62 % tenía entre 13 y 16 años para el momento de la ocurrencia de los hechos, y el 67,54 % son hombres”, añadió el directivo.

El funcionario explicó que “si bien el 87,5 % de las víctimas no se autorreconocieron con alguna pertenencia étnica, el 6,2 % indicó ser negro o afrocolombiano y el 6,1 % indígena, y un análisis por enfoque diferencial evidenció que San Andrés de Tumaco (15 %) y Barbacoas (6,2 %) son los lugares donde ocurrió el mayor número de vinculaciones a población negra o afrocolombiana; y Jambaló (5,1 %) y Toribío (5,1 %), donde se presentaron vinculaciones a un alto porcentaje de población indígena”.

Frente al tema de cuáles son los grupos armados ilegales que dejan víctimas por este hecho, el director de la Unidad para las Víctimas reveló que “las guerrillas fueron, los actores mencionados el mayor número de veces como presuntos autores de eventos de vinculación de niños, niñas y adolescentes a nivel nacional con 4.447 víctimas, 3.048 víctimas no identifican quien cometió la vinculación, 811 víctimas mencionaron a los paramilitares como autores de los reclutamientos y finalmente 337 víctimas mencionaron a otros grupos armados ilegales”.

Del total de víctimas incluidas por vinculación, 876 personas relacionaron información sobre eventos que tienen posible conexidad con la ocurrencia de otros hechos victimizantes, dado que son eventos que se presentaron en la misma fecha y lugar. Siendo el hecho que muestra mayor conexidad el secuestro (37%); el desplazamiento forzado (22,4%) y la amenaza (15,5%).

A la fecha, informó Rodríguez, “se han realizado 3.224 giros de reparación a 3.154 víctimas de vinculación de niños, niñas y adolescentes a actividades relacionadas con grupos armados, por un valor de $56.603.868.684”.

Las cifras la dio a conocer el director en el marco de la presentación la estrategia «SÚMATE POR MÍ: Entornos de protección para la niñez y la adolescencia», liderada por el presidente de la República, Iván Duque Márquez, y la primera dama, María Juliana Ruiz, la Consejería Presidencial para los Derechos Humanos, la Secretaría Técnica de la Comisión Intersectorial para la prevención del reclutamiento, el uso, la utilización y la violencia sexual contra niños, niñas y adolescentes por grupos armados organizados y por grupos delictivos organizados, y otras entidades que se encuentra vinculadas.

El director de la Unidad dijo que la generación de entornos protectores es la forma más efectiva para contrarrestar la violencia contra los menores por parte de los grupos armados o su vinculación a estos para el desarrollo de actividades delictivas. “Son los entornos protectores los que nos permiten proteger a nuestros niños y niñas y adolescentes de los procesos de victimización, superando así los ciclos de violencia. La Unidad para las Víctimas desarrolla cuatro acciones para la implementación de la línea de la política para la prevención del reclutamiento, uso, utilización y violencia sexual contra menores, inscritas en la prevención, la atención y la reparación”, concluyó, Rodríguez Andrade.

Bienes para la reparación

El director de la Unidad para las Víctimas también reportó que además de los 102 nuevos bienes de Justicia y Paz que recibirá el Fondo de Reparación este semestre, «se espera que, en diciembre de este año, podamos recibir 30.000 millones de las extintas Farc, para utilizarlos en la reparación colectiva».

Rodríguez indicó que estos bienes se encuentran representados en su mayoría en oro y algunos inmuebles, y según lo estableció en el Plan de Desarrollo, deberán entregarse a la Unidad ya monetizados para destinarlos a la reparación.

En Colombia se encuentran registradas 8.624 víctimas por la Vinculación de niños, niñas y adolescentes a actividades relacionadas con grupos armados

Así lo dio a conocer el director de la Unidad para las Víctimas, al término del evento de presentación de la estrategia «SÚMATE POR MÍ: Entornos de protección para la niñez y la adolescencia».

El director de la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas, Ramón Alberto Rodríguez Andrade, reveló que según el Registro Único de Víctimas (RUV), a la fecha se encuentran registradas 8.624 personas por el hecho denominado «Vinculación de Niños, Niñas y Adolescentes a Actividades Relacionadas con grupos armados».

“El 33,38 % del total de víctimas incluidas por este hecho de victimización fueron vinculadas entre 2001 y 2007, siendo 2003 el pico, con el 6,10 % del total de víctimas. Del universo de víctimas incluidas por vinculaciones ocurridas en 2003, el 26,5 % tiene como departamento de ocurrencia a Antioquia, principalmente en los municipios de Necoclí, Medellín y Turbo”, agregó el director.

Respecto al lugar de ocurrencia de los eventos de vinculación, el 59,78 % se encuentran en los departamentos de: Antioquia con 1.357 víctimas, Caquetá con 550 víctimas, Meta con 548 víctimas, Cauca con 543 víctimas Nariño con 432 víctimas, y Chocó con 405 víctimas.

Según el director de la entidad “a nivel nacional, entre los principales municipios de ocurrencia de las vinculaciones se encuentran Medellín, Antioquia (2,21 %); San Vicente del Caguán, Caquetá (1,77 %); San Andrés de Tumaco, Nariño (1,56 %); Tame, Arauca (1,37 %); y Planadas, Tolima (1,20 %)”.

“Sobre las víctimas es importante destacar que el 54,62 % tenía entre 13 y 16 años para el momento de la ocurrencia de los hechos, y el 67,54 % son hombres”, añadió el directivo.

El funcionario explicó que “si bien el 87,5 % de las víctimas no se autorreconocieron con alguna pertenencia étnica, el 6,2 % indicó ser negro o afrocolombiano y el 6,1 % indígena, y un análisis por enfoque diferencial evidenció que San Andrés de Tumaco (15 %) y Barbacoas (6,2 %) son los lugares donde ocurrió el mayor número de vinculaciones a población negra o afrocolombiana; y Jambaló (5,1 %) y Toribío (5,1 %), donde se presentaron vinculaciones a un alto porcentaje de población indígena”.

Frente al tema de cuáles son los grupos armados ilegales que dejan víctimas por este hecho, el director de la Unidad para las Víctimas reveló que “las guerrillas fueron, los actores mencionados el mayor número de veces como presuntos autores de eventos de vinculación de niños, niñas y adolescentes a nivel nacional con 4.447 víctimas, 3.048 víctimas no identifican quien cometió la vinculación, 811 víctimas mencionaron a los paramilitares como autores de los reclutamientos y finalmente 337 víctimas mencionaron a otros grupos armados ilegales”.

Del total de víctimas incluidas por vinculación, 876 personas relacionaron información sobre eventos que tienen posible conexidad con la ocurrencia de otros hechos victimizantes, dado que son eventos que se presentaron en la misma fecha y lugar. Siendo el hecho que muestra mayor conexidad el secuestro (37%); el desplazamiento forzado (22,4%) y la amenaza (15,5%).

A la fecha, informó Rodríguez, “se han realizado 3.224 giros de reparación a 3.154 víctimas de vinculación de niños, niñas y adolescentes a actividades relacionadas con grupos armados, por un valor de $56.603.868.684”.

Las cifras la dio a conocer el director en el marco de la presentación la estrategia «SÚMATE POR MÍ: Entornos de protección para la niñez y la adolescencia», liderada por el presidente de la República, Iván Duque Márquez, y la primera dama, María Juliana Ruiz, la Consejería Presidencial para los Derechos Humanos, la Secretaría Técnica de la Comisión Intersectorial para la prevención del reclutamiento, el uso, la utilización y la violencia sexual contra niños, niñas y adolescentes por grupos armados organizados y por grupos delictivos organizados, y otras entidades que se encuentra vinculadas.

El director de la Unidad dijo que la generación de entornos protectores es la forma más efectiva para contrarrestar la violencia contra los menores por parte de los grupos armados o su vinculación a estos para el desarrollo de actividades delictivas. “Son los entornos protectores los que nos permiten proteger a nuestros niños y niñas y adolescentes de los procesos de victimización, superando así los ciclos de violencia. La Unidad para las Víctimas desarrolla cuatro acciones para la implementación de la línea de la política para la prevención del reclutamiento, uso, utilización y violencia sexual contra menores, inscritas en la prevención, la atención y la reparación”, concluyó, Rodríguez Andrade.

Bienes para la reparación

El director de la Unidad para las Víctimas también reportó que además de los 102 nuevos bienes de Justicia y Paz que recibirá el Fondo de Reparación este semestre, «se espera que, en diciembre de este año, podamos recibir 30.000 millones de las extintas Farc, para utilizarlos en la reparación colectiva».

Rodríguez indicó que estos bienes se encuentran representados en su mayoría en oro y algunos inmuebles, y según lo estableció en el Plan de Desarrollo, deberán entregarse a la Unidad ya monetizados para destinarlos a la reparación.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*