RELATOS DE CÓMO HABRÍAN ROBADO A LA IPS HORIZONTES DEL NORTE

“Estaban confabulados… nos tocó retirar a más de 18 personas”

*Testimonios de una historia llena de extorsiones, denuncias penales ante la Fiscalía, amenazas de muerte y un robo sistemático de más de 300 millones de pesos.

PRIMERA PARTE: Testimonio en video de la gerente de la IPS Horizontes del Norte Divina Obredor Luna “Quiero ponerle punto final a esto porque tenemos que estar concentrados es en el bienestar de los usuarios del municipio de Soledad”, dijo la gerente de la IPS Horizontes del Norte, Divina Obredor Luna, quien se ha visto seriamente afectada con una complicada situación en la que se mezclan denuncias de presunto hurto, extorsión e incluso hasta amenazas de muerte. De acuerdo a Obredor todo inició en medio de la pandemia, cuando dos auxiliares de enfermería que laboraban en su institución clínica manifestaron haber dado positivo con Covid-19 pero, al parecer no entregaron las pruebas correspondientes por parte de sus respectivas EPS y exigieron la cancelación de su incapacidad.

“Las auxiliares de enfermería Damaris Ojeda y Zuleidis Díaz Iriarte, laboraban en mi institución. Las dos señoras se incapacitaron con covid; lo primero que tenían que hacer era hacerse las pruebas y aislarse, ellas no hicieron ninguna de las dos cosas, cuando empiezo a pedirles las pruebas para poderles pagar la incapacidad, ellas no entregaron nunca la incapacidad expedida por su EPS, ellas lo que hicieron fue que cogieron papelería de esta institución y ellas mismas se certificaron. Aquí laboraba el médico Diógenes Romero, cogieron el sello del doctor y sellaron las incapacidades.

Cuando me dirijo a él, a preguntarle, me dijo que en ningún momento; y eso se encuentra en fiscalía”, relata Divina Obredor, gerente de la mencionada IPS con sede en el municipio de Soledad.

“A raíz de eso, descubrí que las señoras estaban montando una IPS en el barrio Villa Estadio y sus mismos compañeros las delataron. Cuando comenzamos a hacer un inventario y revisamos videos de las cámaras nos damos cuenta que nos faltan medicamentos, equipos médicos”, continúa Obredor quien señaló además que el señor Alex Pardo, quien suministraba los equipos médicos a su institución, “descaradamente se llevó un día un carro de paro y unas camillas”.

De acuerdo a la gerente de la IPS “todos estaban confabulados”, entre ellos los vigilantes y las enfermeras, “nos tocó retirar más de 18 personas a raíz de toda esta situación”, puntualizó en su versión de los hechos agregando que en una oportunidad unos médicos y otras personas que laboraban en esa IPS y que supuestamente las iban a contratar en la IPS que las auxiliares de enfermería estaban acondicionando le enviaron unas fotografías en donde pudo observar algunos de los equipos y medicamentos que habían desaparecidos de la IPS Horizontes del Norte.

Divina Obredor manifestó que se enteró del presunto ilícito porque una de las enfermeras le explicó que las dos auxiliares se “inventaban pacientes de tuberculosis para sacar grandes cantidades de medicamentos. Aquí nunca hemos atendido pacientes de tuberculosis porque hay que aislarlos. Ellas se lo inventaban, sacaban los medicamentos en cajas como si fuera basura, por la parte de atrás de la institución, todos los vecinos se daban cuenta, y como tenían una moto se daban la vuelta, recogían la caja y se la llevaban”, indicó. Obredor, luego de que toda esta situación se desencadenara asegura haberse enterado de muchas cosas entre ellas que presuntamente se certificaban incapacidades, las cobraban, les cobraban a los pacientes.

“Si se hacía un rayos x le cobraban a los pacientes, una vez mandaron a una
muchacha, que la capturo aquí la policía, una muchacha que vive en el ferrocarril decía que si se tomaba un rayos x la institución tenía que darle 200 mil pesos y que si no le daban los 200 mil pesos era porque la institución se los robaba.

Divina Obredor agregó que estas personas “no contentas con todo lo que se habían robado, se inventaron un abogado que no existe, me enviaron un escrito pidiéndome 18 millones de pesos para ellas guardar confidencialidad de las labores realizadas en la institución, esa es una extorsión”, subrayó indicando que “ellas, como empleadas de la salud, tienen que guardar confidencialidad de los pacientes que atienden”.

Efectivamente pudimos constatar que existe una denuncia ante la fiscalía por hurto, amenaza y extorsión. De manera que el caso se encuentra en manos de las autoridades y los organismos policiales adelantan las investigaciones, la gerencia y los trabajadores de la IPS esperan resultados.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*