Volvieron a casa 18 estudiantes atlanticenses atrapados en Pamplona.

Prensa Gobernación del Atlántico.

En un emotivo reencuentro con su mamá, los jóvenes fueron recibidos por la gobernadora del Atlántico, Elsa Noguera y un grupo de la Secretaría de Salud, quienes revisaron sus condiciones médicas.

Cumpliendo con protocolos de bioseguridad, 18 estudiantes del departamento del Atlántico, represados en el municipio de Pamplona al Norte de Santander, llegaron hoy a su sitio de origen, luego de la gestión realizada por la gobernadora del Atlántico, Elsa Noguera.

Los jóvenes son estudiantes de la Universidad de Pamplona, quienes para el momento de decretarse la emergencia sanitaria por el Covid-19 no pudieron viajar y debieron quedarse en la citada población, sin recursos y con algunas limitaciones como consecuencia del confinamiento.

Los estudiantes viajaron en un bus de la empresa Expreso Brasilia, que llegó en horas del mediodía directamente a la Terminal Metropolitana de Transportes.

«¡Qué especial ver este reencuentro! Le damos la bienvenida a 18 jóvenes universitarios que nos pidieron ayuda para regresar de Pamplona a sus hogares en el Atlántico. Aquí hay que exaltar el trabajo en equipo, porque está demostrado que cuando sumamos esfuerzos las crisis se superan con gran facilidad. En esta gestión, Brasilia fue un gran aliado y el bus contaba con todas las normas biosanitarias», indicó la Gobernadora.

El pasado lunes se conoció la situación que presentaban unos alumnos de la Universidad de Pamplona. De manera inmediata hubo contacto con uno de los padres de los jóvenes, quienes facilitaron el contacto de uno de los directivos de la universidad y se inició la gestión respectiva para organizar el regreso a casa de los estudiantes.

Los jóvenes fueron recibidos por la gobernadora del Atlántico, Elsa Noguera, y un grupo de la Secretaría de Salud, quienes revisaron las condiciones de los estudiantes.

El regreso fue coordinado a través de la Universidad de Pamplona y, posteriormente, se procedió a solicitar los permisos respectivos en el Ministerio de Transporte, gestionando todos los trámites para este traslado humanitario.

De acuerdo con Ruby Jaimes, directora del Centro de Bienestar Universitario de la Universidad de Pamplona, la institución autorizó el desplazamiento de los estudiantes hacia el departamento del Atlántico para que puedan cumplir con la cuarentena obligatoria en sus lugares de residencia.

“Se estableció el protocolo de seguridad para el desplazamiento del bus hasta el lugar de
origen, y Bienestar Universitario verificó la desinfección, el sellado del bus y la valoración
médica que certifica que los estudiantes no presentan ningún síntoma”, explicó la directora.

Gladis Garzón, madre de los jóvenes Nicolás y Julián Leiva Garzón, estudiantes de Veterinaria y Educación Física respectivamente, expresó su emoción por el regreso de sus hijos.

“Yo les pago pensión y alimentación, la situación económica ya se nos estaba dificultando y no teníamos los recursos para traerlos. Mi desesperación era tal que hasta abrí una cuenta en Twitter para exponer la situación y llamar la atención de las autoridades y no obtuve respuesta alguna. El lunes llamé al periodista Jorge Cura y me puso en contacto con la gobernadora Elsa Noguera, quien nos escuchó e hizo la gestión”.
Garzón agregó que el día de la madre fue muy triste para ella, porque no estuvo con sus hijos, pero que hoy Dios le dará la oportunidad de verlos nuevamente.

Evidentemente emocionado al ver a su madre, Nicolás, quien cursa noveno semestre de medicina veterinaria, dijo que vivieron momentos de incertidumbre en medio de la cuarentena, principalmente porque el dinero se les agotaba y los productos se encarecieron. «Pero ahora estoy muy alegre de poder estar de nuevo con mi familia y cuidarnos juntos. Gracias a la Gobernación, la gestión para que pudiéramos salir de Pamplona fue muy rápida y fuimos uno de los primeros grupos de estudiantes que pudimos volver a nuestras casas».
Para Yargelis Julio, estudiante de tercer semestre de enfermería, la llegada a su ciudad natal era un deseo que veían imposible de realizar, debido a la medida de aislamiento obligatorio. «Gracias a la Gobernación del Atlántico por hacer posible este reencuentro con nuestras familias», afirmó.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*