En tiempos de Cuarentena De abogado a hacedor de limonadas a un dólar.

El abogado soledeño Danilo Marchena, también se reinventó económicamente, para suplir las necesidades propias del hogar y el cumplimiento de algunos compromisos ya adquiridos, en medio de la para laboral y ante el cierre de diferentes fuentes donde realiza sus actividades relacionadas con el derecho, optó por dedicar parte de su tiempo a conquistar sonrisas diariamente en épocas de pandemia y lo hace llevando a cada rincón de Soledad a petición de quienes requieren su domicilio, la deliciosa limonada ‘Micheladas de Frutas’, que prepara desde su casa en el barrio Hipódromo de Soledad.

Marchena a sus 27 años dice que, la idea de hacer de un producto que le alegrara la vida a muchas familias de Soledad, surgió de un capítulo de la serie animada Pepa Pit donde, su hija le dijo que lo vieran juntos, no llegó a pensar que limonadas a un dolar sería el valor que tendrían sus productos.

Graduado de la universidad Americana y junto a sus familiares más cercanos, esposa e hija, se turnan entre ellos, desde las diez de la mañana de cada día, para preparar y repartir en su medio de transporte el producido de cada jornada de las micheladas de frutas, que ya son la sensación en este municipio, en medio de la caurentena.

Es que para Danilo, al gual que muchos soledeños, tampoco ha sido fácil solventar en medio de la crisis por la cual atraviesa el planeta, las dificultades propias de los avatares del destino, además de convivir y sobrevivir en medio de una emergencia que aún no tiene fecha de caducidad.

El joven emprendedor soledeño manifiesta con orgullo, la gran satisfacción por lo que viene haciendo al producir este novedoso refresco que ha cautivado el paladar de los habitantes de este municipio, pero sin abandonar ante nada, según expresa, el ejercicio de las leyes y de la letra menuda, principales pasiones de este profesional del derecho, que según se puede percibir ha comenzado a desarrollar una actividad distinta a la de su profesión, porque entiende que debe sacar adelante a su familia.

La historia de Danilo y sus micheladas de frutas a un dólar, es el claro ejemplo, que ante las profundas crisis surgen las grandes ideas y oportunidades.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*