Historia de una contratación, Soñada y llena de goles.

Miguel Ángel Borja, el goleador que Junior necesitaba y que afina puntería para el reinicio de la competencia.

Por Fausto Pérez Villarreal.

El 28 de diciembre es una fecha de singular especialidad en Colombia. Se le conoce como el Día de los Inocentes y se caracteriza porque generalmente impera ‘la mamadera de gallo’ o ‘tomada de pelo’. Es frecuente que a lo largo del día se difunda una información falsa y en muchos casos sea acolitada por los medios de comunicación, antes de recordarle al público que todo obedece a una inocentada.

Barranquilla no es la excepción. Y como ya es habitual inventarse ese día un ‘notición’ que cause revuelo, muchísimas personas se levantaron el 28 de diciembre de 2019 prevenidas, con los sentidos despiertos, para no tragarse ningún amague. Por eso no fueron pocos los que le restaron credibilidad al anuncio de los diarios y programas deportivos que divulgaron la llegada de Miguel Ángel Borja, el temible goleador colombiano, a las filas del Junior.

Para un amplio sector de la hinchada rojiblanca era una verdadera utopía que Borja, proclamado tres años atrás el mejor futbolista de América tras ser campeón de la Copa Libertadores con el Atlético Nacional, y quien había militado en las dos últimas temporadas en el cotizado balompié brasileño, viniera a defender la camiseta ‘tiburona’. “No es ninguna inocentada. Borja ha llegado para quedarse en el Junior”, aseveró, pleno de convicción en su programa radial, el comentarista Raúl Correa De Andréis. Sin embargo, la noticia solo se confirmó días después, recién comenzado 2020.

Juan Pablo Pachón, el representante del delantero de un metro y 83 centímetros nacido 26 de enero de 1993 en Tierralta, sur de Córdoba, confirmó la buena nueva en la sede del Junior: “Hemos llegado a un feliz acuerdo: Miguel Ángel es nuevo jugador de Junior. Estará en calidad de préstamo por un año, con una opción de compra obligatoria en caso de que Miguel Ángel cumpla unos objetivos acordados: que anote 23 goles y acumule un alto porcentaje de partidos. Si eso se da, Junior podría ejercer esa opción, y Miguel firmaría un contrato de tres años”.

La luna de miel del goleador con el amado equipo de Barranquilla y la afición no tardó en llegar. En su primer partido con el cuadro de Julio Avelino Comesaña, un cotejo de carácter amistoso efectuado la noche del 16 de enero en el desierto estadio Romelio Martínez, Miguel Ángel anotó dos golazos en el contundente triunfo 4-0 ante Jaguares.

Al día siguiente el empresario de la multinacional Tecnoglass, Christian Daes, publicó un video en su cuenta de Twitter en el que aparecía con Miguel Borja, haciéndole la jugosa oferta: “$5 millones por gol en la Liga Betplay; $10 millones por cada tanto en la Copa Libertadores, en condición de local, y $15 millones, si es de visitante.

Ese dinero, según explicó Daes, sería para la fundación que el atacante cordobés tiene en su natal Tierralta. El morocho jugador refrendaría la cosecha en su debut oficial, la tarde-noche del sábado 25 de enero, en la primera fecha del campeonato de la Liga Profesional de Colombia, en la victoria 2-0 ante La Equidad.En el minuto 37 del pri

mer tiempo, Borja le robó la pelota a Álex Rambal, avanzó en veloz carrera hasta ingresar al área, y justo cuando el defensor Pablo Lima llegaba a desarmarlo, sacó un letal derechazo, arriba, inatajable para el arquero Diego Novoa. Era el 1-0. El lapidario 2-0 lo pondría Teófilo Gutiérrez en las postrimerías del juego.

“Ha sido un debut soñado”, diría más tarde Borja, quien además fue premiado como el mejor jugador de la cancha. “Junior siempre fue un sueño para mí. Desde niño he sentido amor por este equipo y mi anhelo fue siempre venir acá. Gracias a Dios se me ha cumplido el sueño”, anotó el goleador. No miente Borja. Lo de su amor y respeto a Junior lo ha demostrado siempre, incluso, cuando le tocó enfrentarlo, luciendo los colores del Palmeiras brasileño, aquella noche de 2018, en el primer partido de la fase de grupos de la Copa Libertadores de América, en el estadio Metropolitano, cuando ‘fusiló’ a Sebastián Viera con un certero derechazo, arriba, de media vuelta.

“Me alegré esa noche, pero no celebré a rabiar, como lo hago siempre, por respeto al Junior y a la afición. No me canso de repetirlo: le doy gracias a Dios porque ya estoy en Junior, cumpliendo uno de mis grandes sueños. Vine a quedarme y hacer historia, en Junior”, dijo Borja, máximo artillero del torneo Apertura 2016 del fútbol colombiano, con Cortuluá, convirtiendo 19 goles en 22 partidos.

Cumplidas ocho fechas del campeonato de Liga correspondiente a 2020, Borja ha anotado cuatro goles así: uno a Medellín, de pena máxima; uno a Jaguares; uno ante Bucaramanga, de golpe de cabeza, y el primero que le marcó a Equidad. Barranquilla está feliz con Borja. Al fin de cuentas, era el goleador que Junior necesitaba.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*