Alcaldía y Aguas de Malambo explican afectaciones en la prestación del servicio

Prensa Alcaldía de Soledad.

  • El jefe de planeación municipal dio un parte de tranquilidad a la comunidad, al afirmar que el bombeo del agua empezó con normalidad en el municipio.
  • El gerente de la empresa señaló que cuando se reactiva el servicio puede tardar hasta tres días para recuperar la presión necesaria para que el agua llegue de manera efectiva a todos los hogares.

Malambo, jueves 2 de septiembre de 2021. Ante las quejas de la comunidad por la suspensión del servicio de agua potable en el municipio, Peter Kepes, Jefe de Planeación Municipal, confirmó que después de las labores ejecutadas por la empresa Aguas de Malambo en la bocatoma del acueducto, empezó con normalidad el bombeo del preciado líquido a los hogares del municipio.

«Queremos darles un parte de tranquilidad a los habitantes de Malambo anunciando que hoy hemos restablecido el bombeo de agua a todos los sectores del municipio, después de la interrupción ocasionada por los efectos de la ola invernal que vive el país», señaló el funcionario.

Por su parte, el gerente de la empresa Aguas de Malambo, Walther Moreno, reiteró que la situación se registró debido a los efectos ocasionados por la ola invernal.

Según Moreno, el fenómeno de la Niña ha llevado a que el río Magdalena suba su nivel, lo que genera el desplazamiento de la taruya, que a su paso por la bocatoma del acueducto se acumula en esta, generando taponamiento, por lo que se hace necesaria la suspensión del servicio para la realización de trabajos de extracción de residuos que desencadenan en dificultades como la presentada el pasado martes cuando se interrumpió el servicio por 12 horas.

“Cuando se reactiva el servicio de agua es claro que la presión no es la misma, se requiere de un máximo de hasta tres días para su recuperación y que las personas comiencen a percibir el servicio de agua con la presión adecuada en sus hogares”, recalcó Moreno.

Eduardo Figueroa, quien lleva ocho años como operador de bocatoma, se ha convertido en testigo de los efectos de la creciente del río en la prestación del servicio de agua potable para los malamberos. Explica que su labor diaria es retirar la taruya que se acumula en la bocatoma del sistema que distribuye el agua a los diferentes barrios del municipio.

“Esta situación nos impide hacer el bombeo constante y que así el pueblo tenga el abastecimiento total del líquido necesario para las actividades propias de la casa. Este es un trabajo que se hace a diario”, señaló Figueroa.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*